#nolesvotes

Los puntos importantes del movimiento #nolesvotes, que comparto y apoyo plenamente, son:
* Se insta a NO votar a PP, CIU y PSOE debido a su manifiesta falta de sentido democrático por hechos como la #leysinde, los casos de corrupción, etc.
* NO se pide la abstención ni el voto en blanco.
* NO se pide el voto para ningún partido concreto.
Una frase repetida hasta la saciedad en Twitter.com y que me encanta es: «No propongas, haz».
Direcciones interesantes para informarse sobre esta iniciativa son: http://www.nolesvotes.com, http://wiki.nolesvotes.org/ y http://groups.google.com/group/nolesvotes-estatal/ (de estos últimos hay uno por comunidad, provincia y muchos municipios, solo hay que cambiar estatal por alicante, por ejemplo)


Forastero en tierra extraña

Foto de: http://www.sopitas.com/site/83757-les-presentamos-al-campeon-de-la-siesta/zpdormido/

Todavía recuerdo los resúmenes de los mítines de ZP en los que se le llenaba la boca diciendo que la crisis no la iban a pagar los de siempre, los de abajo.  La cara que le he visto en las noticias representa a aquel que alguna vez se ha enfrentado a una decisión difícil, que no lamenta sus decisiones, por supuesto, ya que los líderes nunca se equivocan, pero sabe que tiene que pagar por ellas: no  podrá hacer realidad su alianza de civilizaciones.

Los demás sufriremos sus decisiones durante toda nuestra vida pero él sabe, de sobra,  el precio carísimo que va a pagar por introducirse y tomar partido por las teorías y recetas neoliberales de las que, hasta hace poco, presumía que le eran tan extrañas. Es, en el mejor de los casos, un forastero en tierra extraña, un supuesto gobernante de izquierda imponiendo recetas neoliberales.

Y seguro que sus decisiones no acaban con el pensionazo ni con la ley Sinde. En su agenda, «los mecardos», le habrán puesto ya las siguientes.


El andar del borracho y los directivos musicales

Quien piense que relaciono el andar de un borracho y los directivos musicales porque crea que estos hacen mucho ejercicio de barra y brazo, está equivocado. El andar del borracho es un magnifico libro que he leído hace poco. Está escrito por Leonard Mlodinow y trata sobre el azar y las leyes de la aleatoriedad.

En la página 224, cuando comenta las interpretaciones deterministas versus las no deterministas del mercado cultural, describe una investigación que demuestra la «superioridad» de la interpretación No determinista sobre la determinista en la compra-venta de música. Para dicho estudio, se reclutaron 14.341 participantes que se dividieron en 9 grupos totalmente independientes: 8 de ellos formaron 8 mundos completamente separados y cuyos integrantes podían descargar las canciones que les gustaran y ver los datos sobre la polularidad de las canciones en su mundo, es decir, el número de descargas realizadas por solo los miembros de su mundo. El noveno grupo no recibía ningún tipo de información: la idea es que eligieran canciones exclusivamente según su opinión, sin dejarse influir por las opiniones de los demás y, por tanto, se basaran en la calidad de las canciones.

Para sorpresa de los deterministas, en cada mundo resultó una clasificación (en base a las descargas) particular y diferente del resto, incluso del noveno grupo. Es más, canciones que estaban muy bien clasificadas en uno, estaban al final en otros. Para los No determinitas, el resultado fue claro: las canciones que, por influencias del azar alzanzaban una ventaja temprana, su aparente popularidad influía en los futuros oyentes.

Con estos datos, parece que estas empresas del mundo cultural que dicen servir, antetodo, para publicitar la cultura, que se agrupan para proponer dudosos estudios sobre la influencia de las descargas en las ventas (negativamente, por supuesto) y que consiguen influir sobre los gobiernos para antentar contra algunos de nuestros derechos, son prescindibles. Y sobre todo cuando, además, con la excusa de que son ellas las que le dan publicidad a un músico, han tomado la costumbre de hacer firmar a sus músicos contratos leoninos en los que cobran por los conciertos de los músicos.


Movilidad social

En España, desde el ascenso al poder de ZP, hemos vivido el auge del igualitarismo social enfocado a la igualdad de oportunidades independientemente del sexo y a conseguir que los puestos directivos tengan una distribución equilibrada entre hombres y mujeres. Fruto de ello ha sido la Ley de Igualdad aprobada hace unos años.

Quiero creer, aunque no me dan motivos para ello, que nuestros políticos se preocupan por resolver todos aquellos problemas que acucian a sus ciudadanos y que, ante el clamor popular, legislan con leyes como la citada.

Sin embargo, cuando los estudiosos de la sociedad (me refiero al CIS: Centro de Investigaciones Sociológicas) dicen que*:

«la posibilidad de que un hijo de trabajadores alcance un puesto directivo en España es muy baja; tres de cada cuatro están ocupados por hijos de la élite»

entiendo que el problema para el que nos legisló el gobierno es de la desigualdad entre sexos de la misma clase social.

Además, según ese estudio, dicha proporción se mantiene desde hace 45 años (desde 1965); es decir, durante todo el periodo democrático, y, con un grandísimo auge económico, la distribución social no se ha modificado, por lo que se puede decir que somos una sociedad estancada y no igualitaria.

¿Por qué? Pues no lo sé, pero la OCDE puede darnos una pista:

«las políticas educativas tienen una contribución crucial a la hora de explicar las diferencias. Si los estudiantes de bajos ingresos reciben una mala calidad de educación, solamente se refuerza la reproducción intergeneracional de las desigualdades.

En España tendemos, desde hace años, a una escuela segmentada: privada y concertada versus pública. Pienso que este modelo profundizará las desigualdades y complicará, todavía más, la movilidad social ascendente. En vez de apostar por mejorar la educación pública (y universal) con recursos y políticas de estado que no dependan del político de turno, creamos leyes (en España se hacen muchas leyes aunque otra cosa es su cumplimiento) para hacer lo que a otros (Dinamarca, Noruega, Australia o Canadá) parece que les ha funcionado con la Educación.

Creo, además, que para mejorar la educación pública y, en general, para facilitar el movimiento social y aumentar la igualdad, también se debe profundizar en las políticas redistributivas; según datos del OCDE de 2007, el total de los impuestos sobre el PIB es del 48,9% en Dinamarca y del 20,5% en México. En España es del 37,2%. Como escribe el periodista de El País: «La cuestión es si queremos ser daneses o mexicanos», y parece que nuestra ministra de economía ya ha elegido.

Nota:

*La conclusión la he encontrado en este blog aunque no he podido leer el estudio ya que no está libre.


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.